Tipos de fachada más utilizados en las construcciones modernas

fachada

Antes de nada, quiero serte sincera y del todo legal. Este post está patrocinado por PLB, distribuidor especializado en sistemas de tabiquería seca, aislamiento térmico y acústico, fachadas, falsos techos y protección pasiva al fuego. Pero está escrito por mí de forma totalmente neutral, como viene siendo costumbre en este blog. Así que espero, te sea útil y ayude en la elección del tipo de fachada que necesitas para tu hogar.

La fachada es el conjunto de caras exteriores de un edificio o vivienda. Y es uno de los elementos más importantes de una construcción ya que actúa como primera barrera frente a los factores climatológicos externos (lluvia, nieve, viento, heladas, sol…) que pueden dañar la estructura del edificio.

Por esta razón, es muy importante tener en cuenta varios factores antes de elegir un sistema de fachada. No sólo debe gustarnos estéticamente y tener coherencia con el estilo de la vivienda, sino que además hay que pensar en el clima en el que se encuentra situada para protegerla de las adversidades climatológicas y, además, nos permita ahorrar en el consumo energético, reducir costes de mantenimiento y mejorar el confort de los residentes de la vivienda.

A continuación, te explicamos los diferentes tipos de fachadas que se usan en las construcciones modernas y las características de cada uno de ellos.

Tipos de fachada: ligeras y pesadas

Las fachadas se pueden clasificar según varios criterios pero, normalmente, se diferencian entre Fachadas ligeras y Fachadas pesadas.

Las Fachadas ligeras son aquellas que no forman parte de la estructura de la vivienda si no que más bien se adhieren a ésta. Su peso es mucho más ligero respecto a las fachadas pesadas y su montaje es bastante sencillo. Por contra, no son fachadas que cuenten con un gran nivel de aislamiento térmico ni acústico. Por este motivo, no se recomiendan en lugares en los que haya mucho ruido o temperaturas extremas de frío y calor. Como materiales de revestimiento normalmente se emplean el vidrio y el metal.

Las Fachadas pesadas son las que forman parte de la estructura de la vivienda (de ellas depende la estabilidad del edificio). Por ejemplo, las de ladrillo, piedra o madera.

Tipos de fachada ligeras

1. Muro Cortina

fachada ligera

En el muro cortina, la fachada pasa de forma continua sobre los forjados de la estructura. La gran ventaja es que proporciona mucha luminosidad al interior de la vivienda y es de fácil instalación. Se suele instalar normalmente en edificios de oficinas altos.

2. Fachada Panel

fachada panelLa Fachada Panel es un sistema en el que los paneles están unidos entre sí por medio de encajes en cada panel ofreciendo la estética de una junta hueca. Los paneles están anclados a la estructura por medio de fijaciones no visibles. Tiene la ventaja de su bajo coste, pueden cubrir extensas superficies y son de rápida instalación.

Tipos de fachadas pesadas

Como su nombre indica, este tipo de fachadas están construidas con materiales de un peso razonable (normalmente más de 100Kg por metro cuadrado). Dentro de esta categoría encontramos diferentes tipos que veremos a continuación.

1. Tradicional

Emplean materiales de construcción tradicionales como el ladrillo, piedra, madera o la cerámica. La ventaja es que tienen menor complejidad en la construcción. Lo que se traduce en instalación rápida y un coste bajo. En contra, al no tener cámara de aire ni aislamiento, proporcionan menor aislamiento térmico y acústico. Por lo tanto, menor ahorro energético.

2. Prefabricada

casa prefabricadaEste tipo de cerramiento está formado por módulos fabricados en naves industriales que son transportados después con camiones hasta el terreno de la vivienda y allí es donde se unen unos con otros. Los  materiales que suelen utilizarse son paneles de hormigón o de madera.

Las principales ventajas de este tipo de fachadas son el menor coste, la rapidez y la facilidad de instalación. La desventaja es que son más limitadas en cuanto a diseño.

3. Sistema SATE

La fachada SATE (Sistema de Aislamiento Térmico por el Exterior) consiste en la instalación de placas de material aislante protegidas por un mortero y adheridas a la parte exterior del muro. Después, el sistema se enluce con un revestimiento acorde con la estética de la casa. La gran ventaja es que al contar con varias capas de aislante proporciona una reducción de los puentes térmicos y del riesgo de condensaciones. Además de mejorar el aislamiento térmico y acústico en comparación con otros sistemas de fachadas.

Es una muy buena opción en cuanto a relación eficiencia/precio al no tener los costes derivados de un sistema de perfilería.

4. Fachada ventilada

El sistema de fachada ventilada o transventilada es muy parecido al sistema que hemos mencionado anteriormente, SATE. La diferencia principal es que la fachada ventilada, deja una cámara de aire entre el aislamiento y el muro exterior.

Aunque este sistema tiene un mayor coste y su instalación es más compleja, en la mayoría de situaciones su utilización es igualmente rentable ya que el “efecto chimenea” que se produce en el interior de la cámara de aire provoca que en verano, el aire caliente suba y salga por la coronación de la fachada, por lo que se renueva el aire y se evita el sobrecalentamiento. Y en invierno el aire no llega a calentarse y permanece dentro de la vivienda. Así, el calor no se escapa y contribuye a un ahorro energético en sistemas de calefacción.

Además, la fachada ventilada proporciona una capa de protección extra que evita filtraciones de agua y ayuda a reducir la aparición de grietas y fisuras en el edificio al sufrir este menos cambios de temperatura.

Estas son sólo algunas de las razones por las que la fachada transventilada se considera el sistema más eficiente que existe actualmente.

¿Estás en proceso de construcción de nueva vivienda? ¿Quizás vas a reformarla? ¿Cuál de estas fachadas te iría mejor?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.